Los mares de la infancia.

8 agosto 2009


No creo utilizar una imagen poética al escribir sobre arenas resplandecientes y mares reverberantes en mis recuerdos.

Cubo pala rastrillo moldes, gafas y tubo de buceo, aletas, salvavidas, hamaca de lona y madera, sombrillas, toallas, nevera, gorros, chanclas y que se yo cuantas cosas más.

El yayo y la yaya, las primas, el tío.Playa de la albufereta

Cañas y pinos.

Permanente sonido de grillos y chicharras, roto por el canto de un gallo.

Olas y espuma, salitre. Alquitrán

Cangrejos, lapas y erizos rojos, verdes, negros. Un pulpo al que se muerde en la cabeza y se le da la vuelta a la bolsa.

Casi desnudos, acariciados por el sol, corriendo, jugando, bailando con la mar.

Los vientos. Maestral, Levante, Leveche, Poniente, de tierra.

Algas, conchas, piedras, cantos rodados por infinitas olas, joyas que todavía colecciono de mil colores y texturas, mis tesoros.

Bolas compacta y marrones de algas…¡Posidonia oceanica!

Gambas, quisquillas, calamar, rojo y negro mejillón hervido en su jugo con una hoja de laurel, limón y unos pocos granos de pimienta negra y luego beber el caldo sobrante.

Agritos, anchoas de bota sobre rodajas de tomates Mutxamel.

Salazones, Capellán, Bonito, Mojama y Hueva la reina de todas. Elaborados aquí cerca como lo hacían hace mas de tres mil años. Garum para Aténas y más tarde Roma.

Exquisitos Salmonetes carnosamente rosados que se deshacen en firmes gajos.

El olor de las  sardinas que se asan en crepitantes brasas.

La coca amb tonyina

La paella/amon/ra sol centro de la celebración.

Vino y Casera, Sangría con frutales trozos de melocotón flotando y azucar, una paloma fresquita bebida directamente del botijo o aromático Cantabria.

Allioli.

Verdes y jugosas rojas sandias, nísperos de Callosa, peritas de San Juan. Una gran fuente repleta hasta los bordes de granada con vino tinto y azúcar.

Y con el café un cantueso en el que se moja la punta del veguero antes de encenderlo.

La siesta.playas-de-valencia

Dioses y Diosas paganos danzando y copulando con mortales.

El amanecer del deseo.

Escondidos bajo unas mesas apiladas en la parte de atrás del chiringuito. “Acariciame, pero primero un rato con la ramita y luego con la mano, después yo a tí. Sí me  enséñas tu cosita yo me me bajo las braguitas para que veas mi pomita.” Primeras ardientes y deliciosas pulsiones.  No teníamos ni 8 años. Lo sé porqué  antes de la primera comunión me tuve que confesar de este pecado. Por cierto fue ella quién me inició y enseño. Gracias.

La piel de la espalda saltando a tiras y el blanco y negro de la pierna. Por la noche no poder apoyar en la cama la ardiente espalda. La abuelita con la esponja mojada en vinagre diluido calmándome el ardor de la piel.

Una tenue vía láctea cruzada por estrellas fugaces.    F u g a c e s.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: