Palmeras salvajes.

17 junio 2009


Apoyo suavemente mi mano sobre la mesa.

Cuantas veces he creído poseer la verdad.ratas

La observo fijamente.

Conocer la verdad.

Siento mi respiración suave.

Ser dueño de la verdad.

Me concentro profundamente.

Haber encontrado la verdad…

Tomo la decisión de mover un dedo.

Y luego al poco o al mucho tiempo .

Lo intento una y mil veces y no lo consigo.

Asombrarme de como he podido  creer en aquello.

No, no estoy paralizado.

No nunca más.

El dedo se mueve efectivamente.

Volveré a caer en la trampa.

Pero… siempre un poco antes o un poco después de mi decisión.

Tengo miedo.

Tengo miedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: