Historia transcurrida en un tren, entre un joven universitario comunista y un guardia civil. Parte IV, en la que al fin aparecen Pier Paolo Pasolini y Yukio Misima y donde soy invitado a realizar seppuku ante 2500 Guardias Civiles.

17 marzo 2009


Este hijo de puta que tienes enfrente, Paco,  burguesito de mierda, es un rojo.

Ambos se quedan a continuación mirándome sonrientes, mientras que un helada palidez acude a mi cara.

Este gusano es de los que se dedican a tirar cócteles molotov contra los grises. Si, niñatos burgueses contra pobres campesinos metidos a guardias… para huir de la miseria.

Como el apóstol Pedro negué no las tres veces sino 33 lo que decían.

– ¿Quién de los dos…, lo echamos a suertes… ? le dice Pier Paolo al Guardia Civil.

– De ninguna manera este pájaro es mío, responde sonriendo y abriendo la cartuchera saca su pistolón y casi sin dejarme abrir la boca dispara a bocajarro apuntándome a la frente.

“vaciaron sus revólveres sobre el adolescente que abría los ojos desmesuradamente y que aún después de muerto los abría más y que todavía en el recuerdo los abre más y más, como si el paisaje entero se hubiera detenido para ir entrando por sus ojos, en la eternidad de la mirada que rompió la cárcel de sus párpados.

El ruido de las fumbinas se extinguió hasta morder su vaciedad,…(1) mishima-acting-out-his-suicide…de la mano de Yukio Mishima, nos dirigimos a la puerta de entrada del Aula Magna de la Universidad Komaba en Tokyo, es mayo de 1969, Yukio acaba de renunciar a cualquier protección de la policía, la rama radical (Zenkyoto) del Zengakuren (ultraizquierda universitaria)  hace días que ha tomado la Universidad y ha aceptado el reto de Mishima de mantener un debate con él. En La puerta varias decenas de estudiante con  hachimakis anudados a la cabeza, armados con barras de hierro y cócteles molotov protegen la entrada. Me empiezan a temblar las piernas, siento mi mano sudada en la de Yukio.

Con paso decidido Mishima franquea la puerta y dentro…¡Dentro hay 2500 guardias civiles que nada más verme empiezan a aullar!.  ¡¡¡MUER – TEAL – ROJO!!!, ¡¡¡MUER – TEAL – ROJO!!!, ¡¡¡MUER – TEAL – ROJO!!!.

Observo que todos tienen la misma cara y me resulta familiar pero no logro reconocerla por más que lo intento.

Mishima se dirige al escenario y es cuando me doy cuenta que lleva una Katana y el Tantô ceremonial, me indica que me coloque en el centro del escenario y tras hacerme una profunda reverencia , me ofrece  con las dos manos el Tantô, y yo, yo, pienso que no he compuesto mi Zeppitsu… convencido de que esto no es un sueño, que es mas real que mi conciencia y que por eso quizás estoy muerto.

FIN

(1)tomado de  O.L. de L.L.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: